viernes, 17 de octubre de 2008

COMENTARIO AL TALLER IMPARTIDO EN MÉXICO DF

PEDAGOGÌA DEL AZAR
(Publicado por un asistente al taller en el blog Laberinto de Cantera)


Accidents Polipoètics en la Casa del Lago (México DF)

Viernes 26 de septiembre 08

Taller de poesía. De polipoesìa. Taller por la tarde -a las 4-. Al principio es poca la asistencia. La ciudad y el Ser impuntual que asesora al mexicano, causan que los relojes no importen mucho. Taller. Al frente 3 personas como tres alegres tigres: Xavier Theros, y Rafael Metlikovez, quienes forman el dueto Accidents Polipoètics, además de Xavi González, su representante. Poco a poco los participantes van llegando hasta sumar 20. Tras una mesa, los creadores y su representante dialogan, ríen, aflojan los nervios, comparten impresiones de esta ciudad impresionista. La poética del dueto se encuentra –para empezar- en la camisa negra que lleva puesta Xavier y en cuyo frente se encuentra una imagen del célebre cuadro de Much: el grito. A la imagen la acompaña las palabras “Ante todo/mucha calma". Con mucha calma y desenfado los de Accidents Polipoètics se presentan. Algunos de los talleristas tuvieron oportunidad de verlos ayer, en su participación dentro del festival Poesía en Voz Alta 08, en la Casa del Lago del bosque de Chapultepec. La mayoría no. Ahora los van conociendo, van percibiendo el humor que manejan, una cualidad que en general ha estado ausente desde hace un buen rato del quehacer de los poetas. Aunque para empezar, Rafael y Xavier rehuyen presentarse como tales. También niegan categóricamente ser actores o hacer teatro. ¿Qué son entonces? Dicen no saber, simplemente hablan de su trayectoria, de su camino individual y como dueto. Dicen llevar más de 10 años juntos por algunas cuantas cosas que tienen en común. La comida –por ejemplo- comenta Xavier (quien es el que más habla), y aunque no especifican mucho al respecto se deja ver que se refieren, particularmente, a un buen apetito. También los une parecidas ideas sobre la poesía, en donde no tiene cabida la solemnidad, la sacralización ni lo sublime. Prefieren saberse terrenales, cotidianos, y desde ahì trabajar en su quehacer creativo. Ambos vienen de experiencias que desde un inicio se signaron por la multidisciplinariedad.
XAVIER: punk, poeta, letrista, anarquista, antropólogo.
RAFAEL: psicólogo, actor, conferencista, guionista.
Sólo por mencionar algunas de las rutas que ha seguido su andar. Hasta que un día –cuentan- el azar (primo hermano del accidente poético) los une en la tutela del encuentro. Van recordando anécdotas ante un público que ¿curiosamente? Está conformado por gente de distintas disciplinas. Una periodista, un actor, un escultor, una artista visual, un estudiante de Letras y un crítico de poesía, fueron algunos de los que integraron el heterogéneo taller.


Rafael Metlikovez, Xavier Theros y Xavi González en el Teatro del Pueblo (México DF)

Después de compartirnos estas experiencias, deciden pasar de las palabras a los hechos. Entonces ofrecen tres ejemplos de lo que hacen en escena, con el ánimo –dicen- de enseñar con el ejemplo. Es interesante ver y sentir la diferencia entre la escena y este espacio un tanto más frío. Los ejemplos lograron despertar algunas risas pero no obtuvieron el mismo impacto. Sin embargo se agradece el esfuerzo y algo de su poética queda mostrada. A partir de estos ejemplos hablan de la forma en que se pueden utilizar objetos cotidianos para de ahí comenzar a elaborar un texto que posiblemente más tarde se convierta en una puesta en escena. En algunas de sus participaciones escénicas pueden contar con un oso de peluche, una zanahoria, un yoyo o un tambor. La idea es que las palabras salgan enriquecidas con las acciones y que las acciones logren proyectar de manera sencilla sus ideas y sentimientos. Nada de complejos juegos verbales que no entiende nadie. Ellos forman parte de los creadores que abogan –radicalmente- por que todo lo que hagan sea entendido por el mayor número de personas. Todo lo que huela a elitismo les repugna. Y por supuesto, buscan ser consecuentes con sus ideas. Y lo logran de manera por demás creativa.


Momento del taller en el Centro Cultural de España (México DF)

Es hora entonces de pasar de la teoría a la práctica. Proponen hacer un ejercicio interesante que de alguna forma recupera ciertas cosas del dadaísmo/surrealismo. La idea es olvidarse de las palabras y del decir sublimes, alejadas de lo humano y cercanas a un Olimpo pulcro pero anestesiado de pasión. ¿Cómo hacerlo? La propuesta de esta tarde en el taller de Accidents Polipoètics es sacar palabras y/o frases de los lugares más comunes: un periódico, una revista de chismes, una receta médica. . .se forman grupos de 4 y se les invita a elaborar un texto a partir de aquello que se les dio. Además, se les ofrecen varios objetos para que con ellos lean ante los otros compañeros una vez terminado su texto a cuatro manos. Todo cobra efervesencia. Algunos no acaban de entender bien a bien de lo que trata el ejercicio. Otros se ponen a discutir las formas màs adecuadas para hacerlo lo mejor posible. Todos se encuentran emocionados ante el reto que no deberà de cubrir un tiempo mayor a los 20 minutos. En sus marcas. . . listos. . . y arranca el ejercicio. Los coordinadores del taller dan un paseo por las mesas un poco para despejar las dudas que van surgiendo y otro poco para darse un banquete de ojo con las diversas formas en que cada grupo tienen de ir resolviendo las cosas, desde desaveniencias naturales hasta genialidades que causan asombro. Por fin el tiempo concluye y se pasa a la siguiente etapa, en donde cada grupo tendrà que exponer frente a los demàs, el resultado de su trabajo.
El resultado final es sin duda interesante. Los cinco grupos van pasando uno a uno, mostrando su particular forma de crear un texto con los elementos a la mano. Al final se abre un diàlogo sobre la experiencia obtenida y se llega a una conclusiòn: la poesìa es un juego, un tanto serio, pero juego al fin y al cabo. La mayorìa de los participantes se quedò con ganas de continuar el juego que este dueto (convertido en trìo para esta ocasiòn) les propuso. Pero el tiempo habìa terminado. Se trataba de un taller relàmpago en donde màs que otra cosa se trataba de acercarnos un poco màs a las ideas de uno de los grupos de poesìa que anda por el mundo mostrando el rotro lùdico de una musa que por diversas razones anda, desde hace mucho, un tanto enferma.

2 comentarios:

CAMPEADOR DE SOMBRAS dijo...

Muchas gracias por compartir en su pàgina mi texto. ¡Ojalà el azar vuelva a colocarnos en el mismo espacio-tiempo!

Suerte en su camino...

0 margen dijo...

pecado
he trabajado en esa sala
cerca de esos días
haciendo funciones
sin saber de ustedes... otra vez será